COMER BIEN FUERA DE CASA


Hoy en día, los horarios de trabajo y la movilidad laboral conllevan que muchas personas tengan que comer diariamente fuera de casa. Esta situación ha empeorado los hábitos alimentarios de gran parte de la población. Al igual que haríamos en casa, cuando comemos fuera, debemos llevar una alimentación equilibrada, con las calorías necesarias según nuestra edad, el sexo y el tipo de trabajo que realizamos.


A continuación os proponemos unos consejos para que comer fuera de casa no suponga comer mal:
  • Pide la cantidad de comida justa, cuanto mayor es la ración, más fácil resulta comer más de lo necesario. El hecho de pagar por la comida puede llevarnos a querer terminar el plato, sea cual sea su tamaño. Tenemos que aprender a saber cuándo hemos comido suficiente. Si las raciones son muy grandes una opción es evitar el entrante o primer plato, y el postre
  • Aún estando fuera de casa debemos intentar tomar al menos 5 raciones de fruta y verdura al día. Daros cuenta de que estas raciones se pueden encontrar en en sopas, ensaladas y guarniciones. En caso de que nos apetezca postre, lo mejor es pedir fruta. 
  • En cuanto a las carnes debemos tomarlas con moderación. Si hablamos de la carne roja, como la de vaca o cordero, son una buena fuente de hierro, pero pueden ser muy grasas, por ello debemos eliminar las partes grasas o pedir la carne a la plancha o asada.Una buena opción son el pollo y el pavo, ya que son carnes poco grasas de por sí.  
  • El pescado es una de las mejores opciones para pedir,  si éste está cocinado a la plancha o al horno mucho mejor. 
  • Tomar arroz, pasta, pan o patatas también está bien ya que son los alimentos que más sacian. Eso sí, las patatas hervidas mejor que fritas, las salsas para la pasta mejor con tomate que con nata, 
  • Otro punto importante son las salsas y condimentos. Antes de añadir sal o cualquier otro condimento hay que probar a comida. Si no podemos evitar pedir salsas, conviene pedirlas por separado, así podremos tomar sólo la cantidad que deseemos. Para las ensaladas, el mejor aliño es el aceite de oliva en lugar de mayonesa o cualquier otra salsa. 
  • Las legumbres (garbanzos, judías y lentejas) suelen ser ingredientes de muchos platos tradicionales y son una excelente elección ya que aportan fibra y su digestión es lenta, lo que ayuda a sentirnos llenos durante más tiempo. 
  • Las bebidas alcohólicas como el vino y cerveza hay que consumirlas con moderación. 

Si de normal comes fuera de casa es mucho mejor y más sensato pensar en la salud al mirar la carta, pero si se trata de una ocasión especial hacer excepción y elegir lo que apetece también está bien. Hay que tener en cuenta que lo importante es el equilibrio general de la dieta a lo largo de semanas o meses.