EL ARTE DE HABLAR EN PÚBLICO

hablar_en_publico
¿Qué nos jugamos cuando hablamos en público? ¿Por qué tenemos tanto miedo escénico? ¿Cómo es que de repente nos sentimos tan ridículos?

Seguro que a todos nos ha pasado alguna vez, nos hemos sentido intimidados a la hora de tener que comunicar algo ante los demás. Pero ¿por qué sucede y cómo podemos controlarlo?

Desde pequeños nos han transmitido lo importante que es el contenido de nuestros mensajes, el “qué decir”, sin embargo, no se hace tanto hincapié en el “cómo decirlo”. Para transmitir una información tenemos que asegurarnos de llegar al otro y para eso es imprescindible utilizar de forma adecuada tanto la comunicación verbal (volumen de la voz, entonación, vocalización, ritmo de las palabras y las pausas) como la no verbal (postura corporal, expresividad de la cara, gestos, mirada y respiración).

Según estudios realizados sobre el tema, sabemos que el lenguaje verbal representa el 25% del mensaje y el lenguaje no verbal un 75%. La información verbal es procesada por nuestro cerebro de manera lógica, mientras que la no verbal es percibida de forma intuitiva.

Pascale Bang-Rouhet nos muestra en su libro “¿Qué nos jugamos cuando hablamos en público?” una visión interesante a la hora de abordar el tema. Nos invita a crear un teatro mental con un personaje profesional que va a ser el encargado de hacer las exposiciones ante un público. Este personaje ficticio será el autor, el actor y el director de la obra que vamos a representar. El hecho de actuar bajo el prisma de este personaje nos permite desprendernos de nuestras inseguridades, timidez, sensación de incompetencia, etc., y meternos en el papel de un orador que convence y llega a su público. 

¿QUÉ ASPECTOS PODEMOS MEJORAR PARA HABLAR BIEN EN PÚBLICO?


Puesto que la comunicación no verbal acapara tres cuartas partes del mensaje, empezaremos por ella:
  • La respiración es parte imprescindible para una buena ejecución en público. Antes de comenzar, debemos regular nuestra respiración para que nuestro nerviosismo esté bajo control. Para ello, buscaremos una respiración diafragmática, baja, lenta y pausada.
  • En lo referente a la postura corporal y a los gestos, es importante tener en cuenta varios aspectos:
    • Los pies deben estar anclados al suelo, ligeramente entreabiertos a la altura de los hombros.
    • Los brazos deben actuar con un protagonismo equilibrado. Cerrar los brazos o las manos puede ser percibido como signo de distanciamiento con el público.
    • La cabeza tiene que estar recta, entre los dos hombros y con el mentón hacia el pecho.
    • Las manos con las palmas abiertas desvelan que el orador no tiene nada que esconder.
  • La mirada debe ser panorámica y desplazarse lentamente entre todos los componentes de nuestro público, ya que todos deben sentirse integrados para que no pierdan interés.
  • Nuestra cara debe expresar emociones de alegría para mantener la concentración del público. La sonrisa ayuda a conectar con las personas, así como unas cejas flexibles y expresivas invitan a emociones positivas.
La comunicación verbal es la responsable de captar la concentración auditiva del oyente, ya que es el contenido que escucha:
  • La voz debe ser enérgica, el volumen de voz alto para llegar a la totalidad del público y las palabras deben ser vocalizadas para facilitar su entendimiento.
  • Si dotamos al discurso de implicación emocional y creatividad, le estaremos dando una entonación y un ritmo correctos. Con la entonación también conseguiremos desbloquear el lenguaje corporal, ya que son las entonaciones las que provocan los gestos y la expresión de la cara. 
  • El ritmo del discurso conviene que sea cambiante, incluyendo frases informativas y emocionales. 
  • Los silencios y las pausas son imprescindibles, dan valor a las palabras que decimos y nos permiten respirar para controlar el nerviosismo. 
Quizás también te interese el artículo "¿Qué es y cómo superar el miedo escénico?".

Si necesitas apoyo profesional para aprender a hablar en público no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Te recordamos que nos puedes seguir en:
12/03/2014